Reportajes

Un pedaleo nocturno muy especial.

Al norte de Europa, casi a las orillas del mar Báltico, está la pequeña ciudad de Lidzbark Warminski, donde las noches se iluminan de azul, no es muy famosa, ni es una metrópolis, es solamente una pequeña aldea de Polonia. Pero no hay que fiarse siempre de las apariencias. Desde hace algún tiempo,  Lidzbark Warminski da que hablar gracias a una idea genial: un carril bici se ilumina por la noche.

Durante el día es un camino para bicis y peatones completamente normal, pero al bajar el sol se transforma en un río de luz, gracias a un material sintético a base de fósforo adaptado al suelo, el carril bici se carga de energía solar durante el día y la libera por la noche, iluminando todo el recorrido con una luz azul extraordinaria, el camino está “encendido” por casi diez horas gracias a la luz acumulada durante el día.

Elegir el color no ha sido casual, en realidad, pudo haber sido de otra tonalidad,  pero los proyectistas polacos, tras haber reflexionado, han decidido que el color azul era el más indicado. De hecho, el azul es ideal para un paisaje nocturno, dado que estimula la calma, la paz interior y es un símbolo de armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *